Aseguran que Claudia Valdéz “está muy bien, habla con nosotros, come bien, ya toma mate”

13-08-2019 Feliciano | Sociedad

o_1565700278

La mujer había sido atacada cobardemente por su ex pareja descerrajándole un tiro en la cabeza en San José de Feliciano.

Después de más de una semana del lamentable episodio ocurrido en la localidad de Feliciano, cuando Claudia Valdéz fue baleada en la frente por su ex esposo, delante de una de sus hijas de 9 años, y luego de que los médicos diagnosticaron un cuadro “irreversible”, la mujer milagrosamente despertó y está junto a sus familiares esperando el alta médica para poder reencontrarse con sus 5 hijos.

“Ella está muy bien, habla con nosotros, por lo menos camina, come bien, ya toma mate”, describió, su hermano, Jorge Valdés. Luego recordó: “Cuando la trajimos estaba muy mal de salud, se encontraba inconsciente y la verdad es que no sabíamos qué iba a pasar con mi hermana”.

“Es increíble, no lo podemos creer como se repuso en tan poco tiempo. Tiene un balazo arriba del ojo izquierdo, sobre la frente, donde empieza el cuero cabelludo”, detalló Jorge, al tiempo que agregó: “Fue la voluntad y las ganas de vivir de mi hermana lo que hizo que ella se recuperara en poco tiempo”.

Mencionó, además, que Claudia tiene 5 hijos pequeños. “Los nenes preguntan por su madre y la quieren ver, así que entre martes o miércoles le van a dar el alta y nos vamos para Feliciano”, adelantó.

Claudia Valdéz fue atacada por su ex pareja, Nicolás Santa Cruz, de 52 años, quien la esperó fuera de su casa y le disparó en la cabeza con un aire comprimido reformado como arma de fuego calibre 22. Toda la escena ocurrió delante de la hija de la víctima de 9 años.

La bala pegó en la parte frontal izquierda de su cabeza y fue atendida de urgencia en el hospital de Feliciano, no obstante, se decidió su traslado de inmediato al hospital Masvernat de Concordia.

Por el hecho, registrado en un camino rural de Feliciano, Santa Cruz cumple 90 días de prisión preventiva en la Unidad Penal Nº 1 de Paraná. Había sido fue detenido a unos 200 metros del lugar del hecho con el arma en la mano.

El hombre tenía denuncias por violencia de género y familiar, en una causa de 2017 tramitada en el Juzgado de Familia de Feliciano, e incluso se había dictado una medida de restricción que ya no se encontraba vigente. Aparentemente, lo que no toleró fue la decisión de la mujer de separarse, en marzo de este año.

Autor: Nicolás Bengoa
Fuente: Diario El Sol

Comentarios